Interiorismo o decoración ¿hay diferencias entre ellos?

ç.

Si necesitamos un albañil, un fontanero o un electricista, no lo dudamos dos veces… descolgamos el teléfono y llamamos a un profesional de este sector, ya que no todos nos atrevemos a realizar un trabajo de este tipo, que, además, puede ser peligroso para el correcto funcionamiento de la vivienda.

Pero cuando hablamos de interiorismo o decoración, es otra historia.

 

¿Es necesario contratar un interiorista o decorador para mi casa?

Antes que nada, me gustaría explicarte la diferencia entre ambos. Por definición:

-Decorador: “Persona que tiene por oficio decorar espacios interiores, ya creados, de edificios, locales y viviendas”.

-Interiorista: “se encarga de crear espacios con el fin de satisfacer las necesidades de las personas, buscando la mejor solución para conseguir un entorno habitable, pensando no solamente en la estética, sino también en la funcionalidad, ofreciendo soluciones prácticas”.

Podríamos decir entonces, que el interiorismo es un estado intermedio entre la Arquitectura y la Decoración, ya que tiene en cuenta tanto detalles técnicos como decorativos.

 

¿Qué función desempeña un interiorista?

Para mi es primordial que entiendas en qué consiste mi trabajo; de esta manera, sacamos todo el jugo al servicio: ni tú pierdes tiempo ni dinero, ni yo tengo que ‘luchar’ por convencerte de absolutamente nada. ¡Todos ganamos!

En mi corta experiencia, me he dado cuenta que muchas veces, el propio cliente no tiene claro el servicio que contra y eso le hace pensar que pierde el dinero o que le va a suponer un desembolso para nada.  

Quiero enumerarte brevemente (y quizás me deje algo pendiente), el trabajo que hay detrás de un proyecto de interiorismo:

 

  • Reuniones previas con el cliente: entender qué quiere/necesita en el proyecto. Cuando nos vemos solos ante la situación, no sabemos plasmar o definir qué queremos. Nos gustan varios estilos o artículos, pero necesitamos concretar para llegar a un resultado coherente.
  • Estudio de la vivienda: desplazamientos, medición de la misma, ubicación de puertas y ventanas, zonas de luz natural, instalaciones, posibles mejoras de distribución y zonificación, resolución de problemas técnicos actuales…
  • Crear espacios únicos, adaptados a cada individuo, familia o negocio. Tener en cuenta y/o hacerte ver que cada detalle es importante para elegir una opción u otra.
  • Transcripción de ideas en planos, en alzados (2D) o en infografías (3D), creando los espacios más funcionales, basándonos en las preferencias y necesidades que se han hablado en nuestras reuniones.
  • Búsqueda y elección de materiales para la reforma: especificaciones técnicas, cantidades y relación calidad-precio, su correcta colocación y/o funcionamiento…
  • Búsqueda del mobiliario acertado: medidas, prestaciones, calidades y precios, así como su gestión en plazos de pedido y entrega, dentro del presupuesto que establezca el cliente.
  • Tener en cuenta posibles cambios y modificaciones en cuanto a la misma distribución o al mobiliario elegido, por razones técnicas o imprevistos que surgen en la obra, intentando mantener la integridad del proyecto.
  • Ejecución y dirección de proyecto: estar a pie de obra, revisando que todo se ejecute según lo previsto en el diseño, tomando decisiones cruciales de última hora o imprevistos que surjan, para no dejar nada al azar.

 

Pero… fijándome en programas de TV o revistas, creo que podría hacerlo yo [email protected]

En estos años de experiencia, he aprendido que si lo tienes claro, (y aunque tire piedras sobre mi propio tejado), el trabajo de decorar puedes hacerlo tú [email protected], ya que nadie mejor que tú, conoce tus gustos y preferencias (…o quizás si…) 

La mayor complicación llega cuando se necesitan saber otros detalles que, a priori, pueden parecer menos relativos, pero una vez en obra, el mínimo error puede llevarte a un nivel extremo de estrés, gasto extra de tiempo e incluso económico.

Lo que suele pasar con los clientes que han llegado a mi estudio para encauzar un proyecto:

  • Te gustan varios estilos-muebles-opciones y no puedes/sabes definirte, para que todo quede en sintonía con el resto de la estancia o la vivienda.
  • Acabas imitando esa imagen que ves en la foto, pero no te define ni termina de crear ese espacio que llamamos <hogar>, ya que por mucho que te guste, estás copiando algo que ya tiene otra persona. 
  • Adaptabilidad: no sabes si reutilizar tus muebles, si comprar todo nuevo, si es posible combinarlos entre sí, o incluso si pueden ser restaurados para darle otra utilidad.
  • ¿Tiempo libre después del trabajo? No ‘puedes’ con todo; cuando llegas a casa, debes pensar, buscar, elegir y seleccionar aquellos elementos que el constructor empieza a preguntarte para continuar la reforma, y en ocasiones, puede convertirse en una carga de estrés no prevista, con la indecisión de cómo va a quedar el resultado final. 
  • Comienza la obra, y llega el momento de tomar decisiones sobre imprevistos que no controlas, pero tampoco quieres dejarlo sólo en manos de la contrata, sino que necesitas otra opinión profesional, porque, créeme… muchos hacen lo más fácil y rápido para continuar adelante, sin preguntar al cliente final si es así cómo lo quiere. Por lo que acabas “peleando” con la contrata, gastando más dinero y generándote un mayor estrés.

 

Y es aquí cuando entra la figura del interiorista.

 

 

¿Por qué contratar o no a un interiorista o decorador?

  • Principales dudas de contratar un interiorista:

-Puedo hacerlo [email protected]: En ocasiones podrás realizar esta tarea tú [email protected] Pero trabajar con un interiorista, dada su experiencia, se traduce en más probabilidades de éxito, minimizando tu tiempo invertido y optimizando los recursos que tienes.

-Costará muy caro: Es normal, nos preocupan mucho los números: “si lo hago por mi cuenta, me ahorro esta partida y tengo más dinero para otras cosas” . Este servicio no es un gasto en sí, es realmente una inversión para ti, para tu hogar.  Esta figura te aporta seguridad, profesionalidad y eficacia. Por ello, creo que vale la pena dejarte acompañar en este proceso.

-¿Y si no me gusta lo que me propone?: Se ofrece una o varias reuniones (dependiendo del proyecto), donde se realizan una serie de preguntas y se habla del estilo que queremos seguir. Es muy importante para mi estar en contacto siempre con el cliente, incluso a través de RRSS como Whatsapp, Instagram o Pinterest, donde compartimos tablones de inspiración, imágenes, colores, etc. No conozco tus gustos, pero con la comunicación adecuada, llegaremos a crear el hogar de tus sueños. 

-No me da precio cerrado: Nos encantaría poder dártelo, pero en ocasiones es muy difícil, ya que depende del tipo de proyecto, del cliente o de la situación económica del momento en el que estemos viviendo. En Kaysi, intentamos tener una horquilla de precios para que puedas hacerte una idea, aunque el dinero nunca ha dejado de ser un tema tabú para la sociedad. Y viceversa; cuando le pregunto al cliente, ¿cuánto prevees que puedas invertir? Muchas veces no obtengo una respuesta; a decir verdad, creen que nos aprovecharemos de esa situación. Y créeme, me interesa encontrar un término intermedio entre calidad-precio y resultados. Porque no hay nada más importante para mi que un trabajo bien hecho y un cliente satisfecho. Creo que es la base para que me vuelvan a llamar, ¿no crees?

.

  • ¿Porqué SI contar con este servicio?

-Atención personalizada: Partimos de una formación técnica que se completa con conocimientos previos y experiencia dados por los años de trabajo. Nos interesa darte un asesoramiento exclusivo para ti; que tus gustos, preferencias y necesidades, sean cubiertas de manera óptima, para tener éxito en el proyecto.

-Gestión del trabajo adecuadaExperiencias previas respecto a plazos, cronología de obras, intervenciones de otros profesionales, pedidos de mobiliario, coste de transportes…

-Conocimiento del mercado: Es nuestro trabajo estar al día sobre tendencias, competitividad en precios-calidades, prestaciones del mobiliario o servicio que se ofrece, todo ello, partiendo de unas características básicas que dependerán del presupuesto del cliente.

-Control de presupuesto acordado: Capacidad de cubrir las necesidades sin pasarnos del presupuesto, ofreciendo alternativas o aportando ideas y soluciones con nuestra creatividad, que se alimenta de cada uno de los proyectos que vemos día a día.

-Minimizar errores: Por no tener en cuenta ciertos detalles, instalaciones o imprevistos que puedan surgir en mitad de la obra

-Garantías frente a la obra y resultados: El interiorista que lleva la ejecución de obra, responde en parte frente a la misma, exigiendo que el trabajo realizado se corresponda con lo establecido en el proyecto

-Relájate y disfruta del proceso, sin presiones: Ya de por sí, es complicado tomar decisiones que puedan cambiar el rumbo de una reforma o lidiar con el contratista que por alguna razón, no quiere hacer ese trabajo. Deja que sea el interiorista quien se encargue de todo y lleve esa responsabilidad; tú solo dedícate a ‘disfrutar’ del proceso e ir viendo juntos cómo vamos creando tu <<hogar>>.

 

Aún tengo dudas…

¡No pasa nada! Es completamente normal. Si nunca has contratado los servicios de un interiorista, te surgen estas y muchas dudas más.

Mis consejos:

-Realiza una búsqueda previa de empresas que puedan asesorarte. Fíjate en sus trabajos, si tienen página web o redes sociales, porque es el mejor portfolio que puedas encontrar a día de hoy. De esta manera, sabrás si el interiorista se adapta a tus gustos y no perderás el tiempo.

-Solicita una reunión: conoce a quienes van a realizar tu proyecto, es una buena manera de ver si hay feeling. No es tontería; es aquella persona que va a ayudarte a crear <tu hogar>, con la que pasarás varias horas de reunión, de toma de decisiones y a quien le vas a confiar tu casa.

-Valora varios presupuestos: no tengas miedo a preguntar. Aunque no podamos darte un precio totalmente cerrado, siempre podremos orientarte con algún estimado para que te hagas una idea. Sopesa varias opciones ¿?

(Fuente de las imágenes en este post: Kaysi Interiores)

 

Si quieres conocer más de mi trabajo, puedes visitar la página web :

 

O seguirme en las distintas redes sociales:
Gracias por leerme hasta el final. ¿Te esperabas un post así? ¿Habías visto el interiorismo desde este punto de vista? ¿Tienes más dudas?
Déjamelo en comentarios. Estaré encantada de responderte.
¡Nos leemos pronto!